Reencarnación y Conciencia

La Ciencia Interdimensional de Unarius está siendo introducida en todo el mundo por esos individuos que han sido precondicionados y que ahora pueden progresar en su evolución, saltando en cierto sentido, por encima de los obstáculos de sus bloqueos mentales básicos, formados en las muchas experiencias negativas de vidas anteriores. Estos obstáculos son mayores para las "almas viejas" que han permanecido en la tierra demasiado tiempo, y se han convertido, por razones egoístas, en líderes dentro de diferentes sectores en la vida.

Esas almas viejas no han aprendido adecuadamente los principios básicos de la visión clara, el permanecer inmutable ante las trampas que proporcionan los sentidos físicos. No han mantenido una mente objetiva en el mundo en que se han encarnado, un mundo que les ha facilitado las experiencias apropiadas para su evolución progresiva, a la que ellos, por razones egoístas, se han negado

El plan de estudios de las enseñanzas de Unarius es interdimensional, proporcionando conocimiento sobre la naturaleza del espíritu, una explicación interdimensional y electromagnética para entender la naturaleza real de la conciencia. Existen muchas definiciones diferentes de conciencia desde distintas perspectivas filosóficas, así como diversas teorías psicológicas de la mente, por ejemplo, la parapsicología, la teoría de la gestalt, inteligencia artificial, neuropsicología, etc.

La comprensión de la onda sinusoidal, la naturaleza vorticial y la configuración de la anatomía psíquica constituyen la base para entender la inclinación positiva o negativa hacia la vida. Será necesario hacer un gran esfuerzo para superar las trampas de las inclinaciones negativas del pasado individual, y a partir de ahí, en cierto sentido, saltar sobre esos obstáculos que se han extendido más allá del espacio y del tiempo en las "normas" presentes de vida tridimensional.

Es evidente que la vida cotidiana es una muestra de las costumbres sociales, usos populares y tradiciones que la gente ha desarrollado. Los individuos aceptan la vida según esas leyes que han sido engendradas por la sociedad en su conjunto.

Hablamos de normas porque en la comprensión de uno mismo, las normas son estados de conciencia con los que el buscador individual está involucrado. Estas configuraciones tridimensionales de la vida son necesariamente para la vida vivida por los individuos que están conociendo la naturaleza de sí mismos, por medio de su compromiso en una conciencia societaria de "grupo." Esos individuos aún no se han individualizado, en la medida en que cada uno sea capaz de elevarse sobre la conciencia del grupo si la conciencia del grupo, en su aceptación de la conciencia espiritual, es incompatible con su entendimiento de la vida.

Las almas más viejas han revivido, vida tras vida, regenerando y solidificando las experiencias negativas de vidas previas que van más allá de caer en un cuerpo de agua y ahogándose, dejando el cuerpo con un gran impacto negativo para encarnarse en un mundo astral inferior. A causa de la caída de conciencia desde su verdadera naturaleza espiritual, estas almas han vuelto de nuevo a la escena de sus encuentros previos con la muerte de su cuerpo físico en algún planeta terrestre.


Por tanto vemos que lo que se ha llamado karma es sencillamente el refuerzo del principio básico de causa y efecto. Vemos aquí que es el efecto el que al inclinarse hacia la naturaleza tridimensional de la conciencia, se convierte en negativo imposibilitando al individuo para avanzar en su diseño evolutivo progresivo. En otras palabras, no es capaz de recrear en su anatomía psíquica las estructuras de frecuencias superiores, que le darían acceso a un nuevo programa que contenga mayor información sobre una inteligencia Superior.

Sabiendo esto, uno no puede repetir el pasado de manera negativa porque ahora se posee un entendimiento más claro de lo que significaría para él en su futuro, si deseara que fuera progresivo.

De este modo, el karma, en su auténtico conocimiento científico, implica la relación entre los factores causales de la vida convertidos en los fenómenos de la vida del individuo. Se podría decir que hay un karma positivo y uno negativo. Por tanto, el conocimiento y reconocimiento auténticos de este principio es que todo, toda vida, es causa y efecto. Este es el principio de la onda sinusoidal de la vida.

Lo que está aplicando actualmente a su vida en forma activa tendrá efecto en algunas experiencias futuras y se convertirá en la base sobre la que caminará a través de los pasillos de la vida. Ese pasillo o sendero, puede llevarle hacia la izquierda o hacia la derecha, le conducirá hacia su pasado o le llevará a su futuro espiritual.

Si "prepara" este sendero con la conciencia de los elementos progresivos en su vida cotidiana, entonces su esfuerzo contendrá los factores de frecuencias superiores de la vida que son de naturaleza cristalina y no tienen en su interior la pesadez de la estructura atómica de la vida tridimensional. Contendrán las estructuras de energías superiores, que serán los factores polarizadores y destiladores que habitarán en la conciencia superior del Ser.

En la sociedad del mundo terrenal, las enfermedades son una muestra de la esclerosis mental y física. Estas enfermedades son bastante evidentes en todos los países del mundo. Esto es así porque los individuos han hecho estéril su tierra; no han cuidado la cosecha que les daría una inteligencia de energía superior para elevarse hacia una comprensión más nueva de sus propios seres.

No hay nada secreto o místico sobre el cuerpo de energía del hombre; es su verdadero cuerpo. Es el cuerpo a través del cual uno aprende, en las primeras etapas de su desarrollo evolutivo, las estructuras infinitas superiores que contienen la naturaleza de los componentes electrónicos de la iniciación de uno en el espíritu. La ciencia de la vida enseña el ABC de la inmortalidad. La ciencia de la energía es un conocimiento logrado, no desde la perspectiva del lenguaje de la tercera dimensión, que es simbólico en los jeroglíficos de las palabras, sino desde la comprensión de la física cuadridimensional, ¡la ciencia interdimensional de la vida!

En este sentido, la vida presente de uno puede llevarle hacia el futuroel momento siguiente, la hora siguiente, el año siguiente, o la vida siguiente. Cada persona está sembrando realmente para su futuro; así cada pensamiento positivo que genera, sirve para reforzar una acción positiva. Por lo tanto, pretendemos facilitar el conocimiento de los elementos básicos, el ABC de la Ciencia de la Vida, una física de las dimensiones cuarta y superiores.


Ya no será más un corcho perdido en el océano ni una hoja a merced de la brisa. Su desventura ya no será atrapada por el viento, esa violencia y rabia que ve reflejada en su vida presente -prueba y evidencia de que el hombre está simplemente interpretando cintas de vídeo, reflejando la naturaleza de sus experiencias de vidas pasadas en la vida presente.

Usted al conocer estos conceptos científicos de la energía podrá, en la medida de que sea capaz de aprender a regular su conciencia, seleccionar la información que desea introducir en su propia anatomía psíquica. Aplicando el principio de selectividad, y reconociendo los medios con los que puede introducir esta información, puede cancelar información previamente introducida despidiéndose de estas imágenes del pasado. Haciéndolo, estará cambiando las estructuras de energía de su cuerpo psíquico, que le ha estado transmitiendo información falsa vida tras vida.

Hay una gran cantidad de información que el individuo debe procesar antes de que sea capaz de desenmarañar los tentáculos de sus propios brazos emocionales que han estado reaccionando desde el instinto de un organismo inferior. Como un pulpo atrapa a sus víctimas con los tentáculos, sus dispositivos sensores, así el yo emocional inferior del hombre tiene tentáculos que alcanzan y atrapan a sus víctimas.

El acercamiento positivo a la vida, para todo el mundo, empieza por ser analítico. ¡No se trata de conseguir la automejora, ni victimizar a otros descubriendo sus debilidades para poder atraerlos bajo su control, ni hacerlos insensibles a esa influencia! El sentido de la vida es elevar la conciencia, para que toda la gente se convierta en un elemento importante en las interrelaciones vitales. La vida estará formada por un conjunto social nuevo, un organismo donde el individuo elevará su conciencia mediante la interrelación armónica con otros individuos.

De este modo la vida evoluciona; así cambian las especies minerales, vegetales, animales y el hombre. El cambio está en cada asociación individual de las especies. La Fraternidad de Unarius, por lo tanto, puede considerarse como la unión de los individuos que se han mezclado con la gente de mundos diferentes y han cambiado el mundo, a través de su propio compromiso con la vida de las especies de ese mundo, gracias a la información que han proporcionado a esos mundos a través de sus disciplinas específicas como poetas, artistas, científicos, profesores, líderes políticos, educadores, etc.

No venimos como una explosión de información nueva para conformar la sociedad. Venimos como la brisa, como aires cálidos, para elevar las mentes de los individuos hacia una conciencia superior de su vida. Llevamos a cada buscador de la verdad más allá de la naturaleza de su propio yo superconsciente. De este modo, venimos como auxiliadores de la humanidad, proporcionando al hombre el entendimiento de sí mismo.

 



El Concepto Espiritual de la Vida

El concepto de Unarius es de proporciones vastas e infinitas, incluyendo no solo la tercera dimensión o dimensión material, en todos los aspectos conocidos actualmente, sino que también incluye los aspectos interdimensionales del todavía desconocido, vasto macrocosmos espiritual. Por tanto, se puede advertir con rapidez que el concepto de Unarius no puede dominarse de la noche a la mañana, ni siquiera asumir una maestría de tal magnitud en apenas una vida. En realidad, la adquisición de la maestría sobre el concepto de Unarius abarca todo el futuro de cualquier estudiante, y puede llevar millones de años antes de que se alcancen algunos de los puntos teóricos de maestría.

No hay que amedrentarse; ni, a pesar de ello, dejarse llevar por la desesperación, sino que debe motivar en el aspirante ese anhelo refrescante ante un reto nuevo y maravilloso, una evolución progresiva, siempre en expansión hacia nuevos horizontes, nuevos panoramas, y vidas vividas en mundos espirituales superiores.

En el estudio del concepto de Unarius, se ha recalcado especialmente la responsabilidad moral personal y la integridad del estudiante. Debe empezar a adquirir un conocimiento factual y fundamental de lo Infinito y los principios regenerativos por medio de los cuales funciona lo Infinito, para que este Infinito ocupe gradualmente el lugar de los caducos conceptos paganos previos cuando se adoraba a ciertas deificaciones y se recurría a ciertos mecanismos de escape en vez del verdadero acercamiento a la solución realista de los problemas de la vida.

En este sentido, por tanto, el concepto de Unarius establece que la evolución progresiva solo puede estimularse y mantenerse mediante la adquisición del conocimiento de lo Infinito y su uso. También puede asumirse legítimamente que conocimiento y uso son sinónimos. Cuando se adquiere conocimiento, éste solo aumenta de manera proporcional a su uso y, a su vez, el uso se termina convirtiendo en conocimiento. Efectivamente, el conocimiento está integrado estructuralmente en la anatomía psíquica y, por lo tanto, desarrolla la personalidad.

Es bastante normal que durante este periodo de transición del viejo estilo de vida al nuevo, y sobre todo al principio, el estudiante aspirante se sienta tentado frecuentemente, ya sea consciente o inconscientemente, a recurrir a diferentes acciones retorcidas y mecanismos de escape que usara en el pasado para escapar a la necesidad de hacer frente a sus responsabilidades morales. Por lo tanto, existen algunas reglas sobre qué hacer y qué no hacer para que el estudiante adopte una forma de actuar más integral en su vida cotidiana.

La primera es darse cuenta de que hay todo tipo de mundos espirituales poblados por toda clase de gente, desde demonios hasta Arcángeles y que por medio de varias armonizaciones mentales, que son formas de conciencia, se puede entrar en contacto con cualquiera de esos personajes. Por tanto, en este sentido debe crear asociaciones con la gente que probablemente esté en una posición más avanzada. Esta relación con personalidades más avanzadas y superiores debe ser realista también. A ellos no les gusta ser adorados ni tampoco reverenciados. Entienden la naturaleza humana muy bien, así que es inútil tratar de comprometerles o intentar persuadirlos para que hagan algo. No son, al estilo de la policía o bomberos, un servicio público pagado por los ciudadanos.

En su lugar, acérquese a ellos mentalmente de la misma manera en que lo haría en su mundo físico
con el respeto y la atención debidos, pero sin actitud de veneración. Si necesita ayuda, y ésta es realmente necesaria, entonces puede pedirles esa ayuda tan necesitada, dándose cuenta de que mediante ciertos canales y designios científicos pueden hacerle llegar un gran poder curativo. Sin embargo, bajo ninguna circunstancia debe solicitar ayuda para situaciones que usted mismo pueda resolver; aunque en casos de extrema desesperación, cuando la angustia mental y física sea tal que le impida mantener una sintonía constructiva con el Poder Infinito, puede ponerse en contacto con la Academia Unarius.

El nacimiento y la muerte son puertas entre dimensiones.

En otras palabras, existe una relación delicadamente equilibrada por medio de la cual está usando continuamente sus propias facultades y sintonías mentales en un equilibrio solidario con aquellos que pertenecen a mundos superiores.

En segundo lugar, un punto muy importante por lo que se refiere a la conducta personal, es su relación con la gran Inteligencia Infinita misma. Esta gran Inteligencia Infinita es, como ya se ha descrito, el poder y la sustancia de todas las cosas. Es el concepto nuevo que viene a reemplazar su antigua deificación pagana de Dios. Esta Inteligencia Infinita no es emocional, por lo tanto no está sujeta a las vicisitudes humanas comunes. Tampoco es personal, sino Infinita por naturaleza, de ahí que no puedas mantener una relación personal en el sentido de que pueda ser movida emocional o personalmente. No puede comprometerla. No contestará sus plegarias. No está pendiente de su vida cotidiana aprobando y desaprobando sus acciones. Puede vivir sin usted; en realidad, lo lleva haciendo durante billones y billones de años y podría seguir así; aunque al mismo tiempo, usted, como pasado de la expresión armónica con los demás, proporciona al Infinito su mayor expresión de conjunto.

La manera adecuada de ponerse en contacto con el Infinito es: en primer lugar, comprender lo que es y el principio que hace posible que sea. Una vez que se llega a este conocimiento, se produce, como consecuencia directa, una armonización interminable y constante con el Infinito. Esta conciencia permanente del Infinito es el verdadero bautismo, la completa inmersión en el espíritu. Envuelto en este conocimiento, verá en todo momento al Infinito en acción, y con el paso del tiempo, mayor será esta visualización y el impacto en su vida cotidiana.

Descubrirá que ya no necesita utilizar su mente consciente en empeños vanos como oraciones, afirmaciones, rituales, simbologías, etc.; su relación con esta Inteligencia Infinita será la conciencia natural y normal de ella, lograda mediante el conocimiento. Cuando empiece a familiarizarse con este conocimiento, comprenderá la inutilidad de las viejas prácticas paganas de rezar a deificaciones y varios otros instrumentos mal llamados religiosos a los que recurre el hombre material, y que son enormes mecanismos de escape.

Un mecanismo de escape es, en realidad, una forma de engañarse a sí mismo, como el que hace trampas haciendo un solitario. Nadie puede escapar a la responsabilidad de su futuro. Solo hay una solución práctica: si quiere una vida mejor, un futuro mejor debe empezar a construir una vida mejor ahora. No tendrá otro momento para ello que el presente.