Cartas de estudiantes de Unarius

Hace nueve años quería ganarme la vida como músico en una banda de "speed metal," pero los miembros de mi grupo eran arrestados una y otra vez, intentaban suicidarse y gastaban el dinero en drogas en vez de en cuerdas para las guitarras. Yo no era ajeno a todo esto. Cuando dejé la Escuela Secundaria, vivía en casa sin apenas conexión con la realidad.

Unarius me ayudó a salir de las drogas, encontrar una profesión y, lo más importante, me proporcionó un sentido espiritual que colmó una necesidad más profunda que ni siquiera me había dado cuenta de que faltaba en mi vida. He visto y sé qué es cierto (sin hipnosis) las vidas que he vivido como un guerrero en Mongolia, un tullido horriblemente deformado, un aristócrata caprichoso, una mujer embarazada de un sacerdote, y muchas, muchas otras vidas pasadas.

El reconocimiento de cómo las experiencias traumáticas de estas y otras vidas han supuesto una obsesión y una gran influencia en mi vida presente, es lo que me ha cambiado por completo. Ahora no siento necesidad de tomar drogas, soy dueño de mi propio negocio de edición y publicación y estoy felizmente casado. Cada día es un reto, pero siento que Unarius me proporciona las herramientas mentales que sigo usando para mejorar.
Joseph D.
Dulzura, CA

 

¡Estaba tan furiosa con mi marido, que podía haberle estrangulado! Estaba reaccionando frente a una carta que acababa de recibir de él y necesitaba hacer algo para apartar de mi mente esa carta, pero nada funcionaba. Sabía que tenía que contestar, pero, no podía escribir la carta.

Intenté cambiar de tercio escribiendo todo lo que sentía hacia él. Eché un vistazo a la lista y pensé, "¡Esta no soy yo, de ninguna manera!" Como estudiante novata estaba poniendo a prueba los principios de Unarius. Así que retomé la lista una vez más tachando las anotaciones ya que me señalaban a mi misma. Llegué a "falta de honradez." Pensé, "¡Yo no soy deshonesta, trabajo en un banco!" Un sutil pensamiento atravesó mi mente, "No es necesario que se refiera a dinero, recuerda el chicle que robaste cuando tenías ocho años." A partir de ahí un montón de deshonestidades me golpearon. ¡Uf,! la deshonestidad es lo que yo necesito hacer frente. ¡Por eso no podía escribir la carta! Estaba siendo tan cuidadosa para elegir las palabras adecuadas que estaba escondiendo lo que realmente quería decir. Yo era la que no estaba siendo honesta.

Me tragué mi orgullo, volví a mirar la lista y descubrí que había veces que todas las imperfecciones que veía en él estaban también en mí. Este incidente cambió mi vida. Sé que la Ciencia de Unarius funciona; lo más duro es ser honesta conmigo misma, aprender a no señalar con el dedo, sino a mirar en el interior.
May D.
Dry Fork, VA

 

Desde que nuestra hija tuvo la edad suficiente para trabajar, no ha sido capaz de conservar un empleo. Siempre acabábamos pagando sus facturas, pero con mucho resentimiento y rabia por mi parte. Estaba cansada de pagar sus facturas. Así que un día me armonicé con mi ser superior y me pregunté si yo era responsable de su situación, una imagen de una vida anterior apareció ante mí para ilustrar mi dilema.

Mi hija y mi marido actual estaban casados y yo era su hija. Tenía muchos celos de su intimidad y odiaba profundamente a mi madre. Llegue a tener una furia malsana y la disparé por la espalda. La bala no la mató pero la dejó impedida convirtiéndose en cuadraplégica, dependiendo de otros para sus necesidades. A medida que recibía esta información, empecé a llorar y a sentir una gran compasión y un gran amor por mi hija. Ahora entiendo que soy completamente responsable de su incapacidad para encontrar trabajo. En dos semanas, ella encontró un trabajo y empezó a pagar sus facturas! Me siento muy agradecida a mi Maestra Espiritual, Uriel, por ayudarme a resolver este problema.
Nanette B.
Lakeside, CA



Invité a mi marido a un partido de golf por su cumpleaños y mientras estaba jugando me sobrevino un doloroso tirón en el cuello. En vez de ir a un quiropráctico decidí ir a dar un paseo para hacer algo de autoanálisis. Cuando estaba en ello me vino una escena retrospectiva de una vida anterior, yo tenía tantos celos de mi marido (los dos éramos hombres) que le reté a un duelo con espadas. El balanceo en el club de golf fue la conexión con la espada de mi pasado. Me sentí verdaderamente triste por haber hecho aquello al que ahora era mi marido por los celos del pasado. Sin embargo, con la conciencia de la situación, ¡mi dolor en el cuello desapareció
sin ir al médico ni tomar ninguna medicinay también desapareció aquella vida pasada!
Tracey K.
La Mesa, CA



Usando las ideas aprendidas en Unarius, he podido superar una sensación enfermiza en el estómago y una tirantez en la cabeza cuando me exponía a veces a cierto tipo de equipo electrónico. Podía pasarme cuando estaba manejando equipo de grabación o quizás examinando el interior de una televisión. Por medio de la conciencia de vidas pasadas, me di cuenta de mi participación negativa en anteriores civilizaciones avanzadas tecnológicamente, en las que hice un uso inadecuado de la electrónica haciendo daño a otra gente. A partir de ahí ya no volví a experimentar esas indisposiciones.
David R.
Spring Valley, CA



Mi madre llevaba 16 años en un hospital para enfermos mentales y en 1992 me la traje para vivir conmigo. En estos pocos años, he sido capaz de ver mi pasado con su enfermedad, diagnosticada de esquizofrenia. Es maravilloso perder parte de la enorme culpabilidad hacia ella y eso me está ayudando mucho, ya que ahora ella quiere vestirse y ducharse sola. ¡Se hace la cama y dobla su ropa! Estaba entusiasmada al darme cuenta de que mientras yo estaba trabajando mi autoconfianza, ella se estaba dando cuenta de los beneficios que el desarrollo de su tratamiento puede proporcionarla. Ahora soy consciente de que cuando mi madre se sumerge en las dimensiones interiores, ella experimenta un inicio en su propia curación y no tendrá que volver a su próxima encarnación en un estado tan delicado! Estoy llegando a apreciar realmente algunas de las posibilidades infinitas de mi futuro.
Barbara J.
El Cajón, CA

En 1982, sentí la llamada de la muerte. Como consecuencia mi vida se ha transformado en una odisea fenomenal, con sucesos y gentes extraordinarios que me han ayudado a cambiar mi actitud negativa.
A causa de una fuerte drogadicción y depresión, estaba planeando cuidadosamente mi suicidio. Pero antes de que pudiera poner en práctica ese plan, morí de un paro cardíaco a causa de una combinación letal de drogas adulteradas..

En el momento exacto de mi muerte prematura, el Arcángel Uriel, vino a rescatarme, extendiendo mi vida para que pudiera completar mi ciclo en la tierra. En ese instante, vi dos brillantes siluetas de luz blanca (Uriel y Michiel) y fui curado de una adicción a las drogas, el alcohol y el tabaco que había durado 10 años.

Todavía hoy, siento el pulso del Amor de Uriel. En distintos momentos del día, experimento un pulso y una espiral de proyección de energía hacia mí que me ayuda en mi función de estudiante para comprender los vastos principios espirituales e interdimensionales del plan de estudios de Unarius.
Paula G.
El Cajón, CA

Me enfrenté a mi supervisora con horror mientras me confrontaba con una lista de errores que yo había cometido en el trabajo. Cada frase resonaba como un eco de un recuerdo olvidado hacía tiempo, y unos profundos sentimientos de miedo, culpabilidad y desafío total que lo acompañaban se sumergían en mi conciencia. Me sentía un fracaso total, ya que no importaba cuanto intentara conscientemente evitar cometer más errores y ser concienzudo en mi trabajo, siempre se daban. En el laboratorio clínico en el que trabajaba, eran las vidas de las personas las que sufrirían al final por esos errores.

En mi búsqueda de respuestas para este problema, recordé un misterioso sentimiento de deja vu que había tenido a los diez años en el que vi una fotografía de una científica trabajando en un laboratorio aparecida en una revista. La miré y cuanto más la miraba más sentía una sensación enfermiza en el estómago. No me di cuenta de que estaba viendo el espejo de mi propio pasado reflejado en su imagen!

No fue hasta que empecé a estudiar los principios de Unarius y aplicar los principios de la terapia de vidas pasadas que descubrí la verdadera causa de este problema tan arraigado. En muchas vidas pasadas, yo era un científico médico que modificó los datos de una investigación, en vez de realizar un estudio más profundo sobre una enfermedad, para así lograr un éxito mayor. Haciendo eso, puse en peligro la vida de innumerables pacientes, así como la integridad de mi personal, en vez de hacer frente al fracaso admitiendo ante mis superiores que no tenía la solución. Como resultado, he vivido con un miedo constante a ser descubierto, repitiendo inconscientemente el mismo patrón cíclico, y después escapando a la verdad.

Aceptando la realidad de esas negaciones de vidas pasadas, dejé de cometer esos errores o temer a mis superiores, y ahora tengo buena reputación en mi profesión. ¡Esta importante superación se confirmó posteriormente cuando me recomendaron por encima de los demás para un puesto de supervisora técnica que yo no había solicitado!

Ahora, en mi nueva función de supervisora, hago frente a los temores al fracaso de ser descubierto, y trato las presiones de las fechas límites y las necesidades de los empleados con honestidad, integridad, compasión y una conciencia nueva con el objetivo de ayudar a los demás y ser ese portador de luz para la Fraternidad de Unarius, para que otros puedan recibir también el Amor, sabiduría y orientación que yo he recibido.
Barbara R.
Raleigh, NC

Quité con gran impaciencia el papel de plata que envolvía una caja enorme pensando que era un equipo de alta fidelidad y ante mi asombro apareció un ordenador. Al intentar manejar el nuevo ordenador me puse a gritar. ¡Lo sacudí! ¡Solté los exabruptos más impronunciables! ¡Lo llamé robot estúpido! ¡Se vengaba presentándome una pantalla verde oscilante y negándose a arrancar! ¡Había contraído el virus Miguel Angel haciéndome perder todos los datos! ¡Me había exasperado por todos los caminos posibles!

Con el tiempo he descubierto por qué reaccionaba tan personal y violentamente hacia los ordenadores. Me di cuenta de que en vidas pasadas yo había manejado sofisticados ordenadores y aceptado trabajos para programar a la gente en la sociedad para que se hicieran dóciles y se comportaran adecuadamente mediante premios y castigos. En ese mismo proceso yo estaba programada y me convertí en un robot, perdiendo mi conexión interior con el Espíritu.

Me estoy convirtiendo en una experta del ordenador y en la maestra de mi propia vida, ahora que he analizado, reconocido y aceptado como usé los ordenadores de manera negativa en vidas pasadas. Reaccioné escribiendo cientos de nombres en una base de datos hasta que me di cuenta de que yo había puesto los nombres de muchas personas en listas para que fueran torturados y castigados. Los actos negativos crean energías negativas y se vuelven contra las personas cuando sintonizan con una persona, lugar o cosa en particular!

Ahora realizo un trabajo voluntario positivo para Unarius. Mi actitud ha cambiado, como mi propia relación con los ordenadores. Aprecio la exactitud, velocidad y facilidad con la que puedo transcribir las clases, las transmisiones, las cartas, etc. Por encima de todo, valoro la oportunidad de aprender sobre mi misma mediante la terapia de vidas pasadas. ¡Sin este estudio tendría miedo de los ordenadores y no sabría por qué! No me preguntaría: ¿Qué estoy reviviendo?
Margaret C.
Glendale, CA


"Soy tan afortunada por tener un marido como tu". Apenas hace dos años
antes de casarnosno me hubiera imaginado que pudiera decir algo así. Por entonces, creía que nuestra relación de dos años no funcionaba porque éramos demasiado diferentes como para ser compatibles; yo estaba considerando seriamente la ruptura. Mediante los principios de la terapia de vidas pasadas, fui consciente de mis sentimientos de superioridad y resentimiento hacia mi futuro marido y la vida pasada en la que se originaron. Con este despertar, mi actitud hacia él cambió y obviamente, nuestra relación mejoró de tal modo que decidimos casarnos.
Mónica A.
Santee, CA

Las enseñanzas científicas de Unarius son las responsables de haber cambiado mi vida. Donde yo sentí que no había esperanza, ahora no existen problemas que no puedan ser resueltos, ni enfermedad que no pueda ser curada porque he aprendido el principio de la armonización con mi ser interior y los muchos millones de hermanos y hermanas espirituales avanzados que están proyectando siempre sus radiaciones positivas de Amor hacia todas las almas.

Debo recordar que soy una parte importante del infinito y puedo recibir esta ayuda Interior si me armonizo con el Espíritu. He descubierto que la manera mejor y más segura para conseguir esta armonización interior es a través del estudio de las enseñanzas de Unarius, obra de las Mentes Rectoras que son portadoras de las frecuencias superiores que me han realineado con mi conciencia superior.
Daniel S.
Monroe, NC

El año pasado asistí a una reunión de hermanos y padres en Colorado Springsalgunos de ellos los conocía hacía casi una décaday no dejaban de hablar de lo mucho que yo había cambiado. "¡Eres tan...agradable!," decían una y otra vez y me pusieron a prueba, como solo los hermanos y padres pueden, para ver si no más estaviera portandome bien para impresionarles. La verdad es que estoy disfrutando la vida por primera vez y mi felicidad se derrama sobre todo lo que hago.

Unarius entró en mi vida en 1975 -yo no lo estaba buscando, pero desde entonces ha explicado, demostrado, contestado preguntas y abierto unos horizontes infinitos. Ahora soy copropietario de un negocio de edición y publicación con un marido al que amo y que me ama; He descubierto que tanto los problemas grandes como los pequeños se disuelven bajo la luz de la introspección que Unarius me ha enseñado a aplicar; y mis capacidades psíquicas se han desarrollado hacia la capacidad de recibir y usar la ayuda inspiracional en innumerables y constructivas maneras.

Por lo que a mi respecta, mis Ángeles de la Guarda
Uriel y Rafaelvinieron a la tierra este siglo como Ruth y Ernest Norman y pusieron su sabiduría angélica a la disposición de todo el que quiera aceptar y construir una vida mejor. Tuve suerte al descubrir sus enseñanzas y les concedo todo el mérito por los cambios ante los cuales mi familia se sigue desconcertando. Todo el mundo quiere saber cual es mi secreto. Pero no hay secreto. ¡Es el conocimiento de uno mismo!
Lianne D.
Dehesa, CA